Pensión de viudedad en caso de divorcio: ¿Cuándo se tiene derecho?

Pensión de viudedad en caso de divorcio

Pensión de viudedad en caso de divorcio-María MartínezLa separación o divorcio de una pareja con hijos lleva consigo el establecimiento de un convenio regulador en el que se constituye el régimen de visitas de los hijos, la cuantía de la pensión alimenticia que les corresponde, y, en ocasiones, una pensión compensatoria para el cónyuge que queda al cuidado de los niños, y que suele ser la mujer. Pero, cuando uno de los cónyuges, ya separado o divorciado, fallece, surgen las dudas sobre si corresponde una pensión de viudedad en caso de divorcio. Como abogado de divorcio estoy especializado en solventar cualquier cuestión relacionada con este tema que ha cambiado últimamente.

De hecho, ha tenido lugar una sentencia del Tribunal Supremo que va a matizar los casos relacionados con la pensión de viudedad para separados legalmente o divorciados. Por tanto, voy a señalar cómo queda recogida ahora la pensión de viudedad tras un divorcio.

¿Cómo se regulaba antes la pensión de viudedad después del divorcio?

De acuerdo con la Ley General de la Seguridad Social (en adelante, LGSS), en sus artículos 174.2 y Disposición Transitoria 18, en los casos de separación o divorcio, el derecho a la pensión de viudedad correspondía al que hubiese sido cónyuge legítimo, siempre y cuando no se hubiera vuelto a casar o se hubiese constituido como pareja de hecho.

Conforme al artículo 174.2 de la LGSS, se pueden colegir dos requisitos necesarios para que el cónyuge separado o divorciado legalmente tenga acceso a la pensión de viudedad:

Que hubiese sido merecedor de una pensión compensatoria.

Que dicha pensión compensatoria hubiese finalizado con la muerte del causante.

Hasta este momento, el Tribunal Supremo siempre había considerado el carácter nominalista del derecho a la pensión compensatoria. Es decir, que se hubiese fijado expresamente como tal, tras la separación o divorcio, de esta manera el cónyuge afectado sabría claramente que la pensión que le correspondía, porque se hubiera establecido así en el convenio regulador, se llamaba pensión compensatoria.

¿Cómo queda ahora la pensión de viudedad del cónyuge separado o divorciado judicialmente?

Pensión de viudedad en caso de divorcio

El Tribunal Supremo (en sentencia de 29 de enero de 2014) modifica su doctrina afectando lógicamente a la pensión de viudedad en caso de divorcio.

Esta nueva orientación jurídica parte de un criterio ya no nominalista, sino finalista. Es decir, lo que va a importar es el fin al que van dirigidos las retribuciones que hace el causante a su cónyuge, dejando a un lado las pensiones alimenticias, que son las que reciben los hijos.

Por lo tanto, teniendo en cuenta que en los convenios reguladores se habla de la pensión compensatoria utilizando una terminología variada, lo que se va a tener en cuenta a partir de ahora, independientemente de las denominaciones que se utilicen, es que los pagos que haga el causante vayan dirigidos al sostenimiento del cónyuge afectado por la ruptura matrimonial, haya hijos o no.

Concreciones necesarias para el acceso a la pensión de viudedad del cónyuge separado o divorciado

  1. En definitiva, el reconocimiento de la pensión de viudedad va a pasar necesariamente por puntualizar si el fallecimiento pone fin al pago de una pensión compensatoria, independientemente de cómo se llame.
  2. Lo importante es que exista el reconocimiento de la pensión compensatoria, no la percepción efectiva de la misma en el momento de la muerte del causante. Es decir, que aunque no se haya reclamado ni percibido la pensión compensatoria, siempre que haya un reconocimiento se tendrá derecho al acceso de la pensión de viudedad.
  3. Asimismo, la LGSS en su Disposición Transitoria 18 (aplicable a separaciones y divorcios anteriores al 1 de enero de 2008) establece las siguientes consideraciones:

1º) La pensión compensatoria no se exige para obtener la pensión de viudedad cuando entre la fecha del divorcio o separación legal y la fecha de la muerte del causante haya pasado un tiempo no superior a diez años, y siempre que el matrimonio hubiese durado por lo menos diez años y, además pueda tener:

Hijos comunes.

O que el beneficiario supere los 50 años en la fecha de la muerte del causante.

2º) También, según la Ley 27/11, tienen derecho a la pensión de viudedad a personas con 65 años o más sin derecho a otra pensión pública, cuyo matrimonio con el causante durase al menos 15 años.

3º) También, según el artículo 174.2 de la LGSS, se reconoce pensión de viudedad a aquellas mujeres que, aún no recibiendo pensión compensatoria, fueran víctimas de violencia de género en el momento de la separación o divorcio judicial y pudieran acreditarlo.

Pensión de viudedad en caso de divorcio. Un caso práctico

En diciembre de 2014 acudió a mi despacho Dña. Silvia T.G. para saber si le correspondía una pensión de viudedad puesto que su ex marido D. Mario R.G. había fallecido hacía un par de semanas. Sus dudas residían en si tenía derecho a dicha pensión al encontrarse divorciada desde hacía diez años.

Pensión de viudedad en caso de divorcio. Un caso práctico

En el momento del divorcio, Dña. Silvia se quedó en la casa familiar con la custodia de cuatro menores. En el convenio regulador se había establecido las visitas y vacaciones que le correspondían a su ya ex marido, la pensión alimenticia que debía pasar a sus hijos y una pensión compensatoria para ella, que en ese momento, se encontraba sin trabajo.

Pese a recogerse en el mencionado convenio regulador y ser ratificado por sentencia judicial, D. Mario R.G. había abonado la pensión de alimentos, pero la compensatoria aunque sí la había pagado al principio, posteriormente dejó de pasarla.

Dña. Silvia casi de forma inmediata al divorcio había vuelto a trabajar, con lo cual, no reclamó la pensión compensatoria, satisfecha de que su ex marido abonase puntualmente la pensión correspondiente a sus cuatro hijos.

Actualmente, mi cliente mantenía una relación sentimental con otra persona, pero en ningún momento habían pensado en formalizar dicha relación. De hecho, vivían cada uno en su propia casa.

Ahora, tras el fallecimiento de D. Mario R.G., y pasados diez años desde el divorcio, Dña. Silvia me planteaba sus dudas sobre el acceso a la pensión de viudedad.

Pues bien, con todo lo expuesto, afirmé a mi cliente su derecho a acceder a la pensión de viudedad cuya cuantía era de 600€.

En definitiva, si Dña. Silvia hubiese pensado que al estar divorciada no le correspondía dicha pensión, hubiese dejado de percibir dicha cantidad a la que legalmente tenía derecho.

Las matizaciones introducidas por el Tribunal Supremo pueden hacer surgir dudas sobre el acceso al derecho a la pensión, por lo que merece la pena acudir a un abogado especializado en derecho de familia cuyo asesoramiento le va a ayudar a dar los mejores pasos si se encuentra en esta situación.

María Martínez

María Martínez

María Martínez es ilustre abogada con licenciatura en Derecho. Tras su diplomatura decidió especializarse en casos de divorcio, también es una abogada experta en accidentes de tráfico, así como accidentes laborales y especialista en herencias. Hablamos de una jurista multidisciplinar con un alto grado de formación y experiencia en: delitos contra la persona, reclamaciones por indemnizaciones, acuerdos con compañías aseguradoras, accidentes de tráfico, ejecución de la declaración de herederos...
María Martínez

(Defendiendo con éxito a clientes también de: Águilas, San Javier, Jumilla, San Pedro del Pinatar, Yecla, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.