Análisis del convenio regulador divorcio mutuo acuerdo y de sus principales elementos.

Convenio regulador divorcio mutuo acuerdo

Sandra Serna-Convenio regulador divorcio mutuo acuerdoA lo largo de las últimas décadas el Derecho Civil español ha experimentado dos procesos, en principio, algo contradictorios. De un lado se ha incrementado el papel de los cónyuges a la hora de resolver el vínculo matrimonial, fundamentalmente a través del convenio regulador del divorcio de mutuo acuerdo, que pretendo estudiar en el presente artículo. Del otro, se percibe una injerencia cada vez mayor de los poderes públicos, en este caso personificada en la figura del juez, en la protección de los menores de edad.

Sin embargo, la contradicción es sólo aparente. A la vez que se potencia la libertad individual de los ciudadanos se reservan determinadas materias de orden público a la decisión de la justicia (la situación de los hijos).

¿En qué consiste el divorcio? ¿Son lo mismo el divorcio y la separación?

Ni mucho menos; son instituciones con alguna semejanza pero profundamente distintas. Mientras que el divorcio supone la ruptura del matrimonio, la separación, que puede ser judicial o de hecho, implica que los cónyuges dejan de vivir juntos, aunque siguen casados.

No debe olvidarse que el divorcio es una figura de carácter civil y que, por lo tanto, no afectará a los vínculos religiosos existentes.

Si con el matrimonio los cónyuges adquieren un nuevo estado civil, a partir del divorcio se extinguen los deberes y obligaciones del mismo. Además del divorcio, las únicas causas de disolución del matrimonio son la muerte y la declaración de fallecimiento (se considera legalmente fallecida a una persona porque se ignora su paradero).

Desde que se aprobó el Código Civil a finales del siglo XIX hasta 1981, el divorcio no existía en nuestro ordenamiento jurídico. Cuando se reguló se exigía que el cónyuge que quisiera divorciarse probara la existencia de determinadas causas de divorcio (alcoholismo, abandono del hogar, infidelidad…). Hoy día, sin embargo, basta con que hayan pasado 3 meses desde su celebración y que se presente demanda por parte de ambos o de uno sólo de los cónyuges.

Si han existido malos tratos o se ha puesto en peligro la integridad física o sexual de los hijos o de uno de los cónyuges, no será necesario que transcurran 3 meses para poder interponer la demanda.

Convenio regulador divorcio mutuo acuerdo

Demanda y propuesta de mutuo acuerdo

Para negociar y redactar el convenio regulador no es obligatoria la presencia de un abogado de divorcios, pero sí totalmente recomendable. Especialmente útil será cuando se trate de un convenio regulador del divorcio de mutuo acuerdo con custodia compartida de los hijos. Es un supuesto muy delicado que requiere una justificación convincente por parte de los padres para que sea aprobado por el juez. No tiene nada que ver con un convenio regulador del divorcio de mutuo acuerdo sin hijos, donde sólo habrá que discutir sobre los aspectos económicos y las propiedades que tuviera el matrimonio.

Antes de presentar la demanda el convenio deberá estar terminado. Incluirá los siguientes extremos:

  • Cuál de los cónyuges ostentará el cuidado de los hijos, sin perjuicio del derecho del otro a visitarlos y relacionarse con ellos.
  • El régimen de visitas de los nietos con sus abuelos.
  • Quién utilizará la vivienda familiar.
  • El pago de los alimentos de los hijos. Aquí se incluye no sólo la comida, sino también la ropa, la educación y la asistencia sanitaria.
  • La liquidación del régimen económico matrimonial (gananciales, participación o separación de bienes).
  • La pensión que, en su caso, uno de ellos tendrá que pagar al otro cuando este haya visto mermadas sus posibilidades económicas como consecuencia del divorcio. Se tienen en cuenta los pactos de los cónyuges, la edad, el estado de salud, su formación y posibilidad de encontrar un empleo, la duración del matrimonio y las necesidades de ambos. Esta pensión se extinguirá si el que la cobra deja de necesitarla, se casa o convive con otra persona.

El convenio regulador tiene que ser aprobado por el juez

En principio se respetará la voluntad de los cónyuges, salvo que sus propuestas sean perjudiciales para los hijos o para uno de ellos. Entonces deberán elaborar otro convenio, subsanando los aspectos negativos del primero, y someterlo nuevamente a la aprobación del juez.

En defecto de acuerdo de los cónyuges sobre alguno de los aspectos del convenio, dicha ausencia será suplida por el juez. Además, independientemente de quién haya adoptado las medidas, éstas podrán variarse, judicialmente o por las partes, cuando sobrevengan nuevas circunstancias.

La nulidad del convenio regulador del divorcio será consecuencia del incumplimiento de los requisitos establecidos en la ley o de los vicios del consentimiento de una de las partes (en el caso de que haya sido coaccionado por la otra, por ejemplo).

La protección de los hijos

Es uno de los aspectos cruciales de los procedimientos de separación y divorcio. El Código Civil ofrece una serie de directrices a este respecto: los padres conservan todas sus obligaciones respecto de sus hijos; la patria potestad corresponderá al progenitor que ofrezca mayores garantías de cuidado y atención; se intentará no separar a los hermanos; el juez autorizará la guarda conjunta cuando estime que no resultará perjudicial para la estabilidad del hijo.

El juez, antes de pronunciarse sobre el régimen de custodia, deberá recabar informe del Ministerio Fiscal y, cuando tenga suficiente juicio, oír lo que el menor tenga que decir.

El papel del abogado especializado en esta clase de procesos

A diferencia de lo que ocurre en otros ámbitos del derecho, en los divorcios la labor del abogado es tan importante antes como después de presentar la demanda. Su experiencia y pericia técnica ayudarán al cliente a elaborar un buen convenio regulador.

Cuando afronto un proceso de divorcio, para mí lo más importante es conseguir que el convenio regulador satisfaga a ambos cónyuges. Muchas veces es difícil de lograr, por eso hay que actuar con mucha prudencia y saber escuchar las peticiones de ambos.

Convenio regulador divorcio mutuo acuerdo, caso Ramon L.V. y Luisa A.M.

Convenio regulador divorcio mutuo acuerdo, caso Ramon L.V. y Luisa A.M.

Podría hacer referencia al divorcio de Ramón L. V. y Luisa A. M. Cuando acudieron a mi despacho se me antojó imposible que todo se resolviera como un divorcio de mutuo acuerdo. Tuve que atender a los intereses de los dos y hacerles ver que todos sus años de convivencia no se merecían acabar tan desagradablemente.

Sin embargo, acabé consiguiendo un acuerdo razonable para los dos. Ramón L. V. disfrutaría del apartamento en la sierra (valorado en 180.000 €), mientras que Luisa A. M. sería la titular del piso familiar (con un valor estimado de 125.000 €; sus hijos ya eran mayores y se habían independizado). Como ella no conducía, él se quedaría con el coche, a cambio de una pensión mensual a Luisa A. M. de 600 €.

El convenio regulador del divorcio de mutuo acuerdo debe ir dirigido a que cada cónyuge tenga una situación económica razonable y también a evitar futuras disputas.

Sandra Serna

Sandra Serna

Sandra Serna, tras diplomarse en Derecho se decidió por la especialización en Derecho Penal, Derecho Procesal, Derecho de Daños y Derecho Familiar y Sucesiones. Nos referimos a una profesional de sólida formación con grandes dotes legalistas, lo que la lleva a solucionar con gran eficacia jurídica temas de muy diversa naturaleza legal de modo crítico y reflexivo: negligencias, daños, indemnizaciones, reclamaciones,infracciones, compensaciones, etc…Así como nombramientos de albaceas, reparto de herencias, redacción y gestión testamental, trámites notariales, divorcios, procedimientos de custodia...
Sandra Serna

(Defiendo a clientes en Murcia y provincia: Cartagena, Yecla, Águilas, San Pedro del Pinatar, San Javier, etc.)