Abogados de familia Murcia. Una incapacidad problemática:

Abogados de familia Murcia

Abogados de familia Murcia-María MartínezNo es infrecuente que entre los abogados de familia de Murcia, nuestros clientes lleguen al despacho después de haber buscado un abogado de familia online, o incluso, aunque pueda resultar sorprendente, abogados de familia gratis. Y no me refiero a solicitar el beneficio de justicia gratuita y que le sea designado un abogado de oficio, cosa completamente normal, sino a que un cierto mito y una publicidad poco clara pueden hacer que muchas personas, de buena fe, sean confundidas y puedan llegar a sentirse engañadas.

Lo usual en la actualidad, cuando tenemos la ventaja de tener a nuestro alcance gran cantidad de información sobre los temas más variopintos, es que cuando alguien tiene un problema, acuda a Internet a buscar al menos una información básica. Existen a disposición del público en general buenos artículos de abogados que, sin entrar en mucha profundidad, pueden aclarar las dudas iniciales y básicas que pueden surgir en un primer instante.

Una rápida búsqueda de un abogado de divorcio (o incluso en ocasiones “abogados familiares”) puede poner ante nosotros una información bastante útil a la hora de tomar cierta conciencia del problema. Sin embargo, aunque se intentase, resultaría imposible solventar la totalidad de la casuística que un asunto familiar supone. No sólo porque cada asunto es un mundo completamente diferente de los otros, sino porque además, estamos ante situaciones que las personas implicadas sienten con especial proximidad.

Suele tratarse de asuntos muy delicados que tocan la parte más sensible de nuestro ánimo, y sobre los que es muy difícil tomar la necesaria perspectiva para afrontarlos fría y lógicamente.

Abogados de familia Murcia: una multitud de situaciones

Hay que tener en cuenta que el Derecho de familia abarca desde divorcios, hasta vicisitudes relativas a la patria potestad, el cuidado de menores y ancianos, la posible incapacidad de personas con discapacidades, y un largo etcétera a cual más delicado.

Un buen abogado especialista en estos temas, no sólo debe ser un técnico experimentado en la materia, sino que debe contar, como una de sus cualidades esenciales, con la habilidad de comprender tanto a su cliente como al resto de implicados, entender su estado de ánimo, su situación moral y afectiva, y tratarlos de la forma más adecuada a las circunstancias.

Abogados de familia Murcia

Si, por ejemplo, debemos solventar la disolución de un matrimonio, un abogado debe darse cuenta que no es lo mismo uno sin hijos, donde los temas más importantes a tratar serán de índole económica, que si nos encontramos ante una situación en la que la guardia y custodia de los menores pasa a ser el tema principal de la discusión. Y máxime teniendo especial cuidado en que, al final, es el bienestar de los niños el bien jurídico que, lógicamente, precisará ser estudiado y tratado con más esmero.

Una incapacidad:

No hace demasiado que Gonzalo D. Y., buscando abogados de familia en Murcia, tuvo a bien contratar mis servicios para un asunto especialmente delicado.

El caso es que la familia de este señor era bastante amplia, y uno de sus hermanos padecía una grave discapacidad mental. Hasta ese día habían cuidado de él entre todos los hermanos, pero llegaba un momento en que, aunque lógicamente no podía cumplir con las obligaciones legales y formales de cualquier persona de su edad, su familia no podía sustituirlo en tales vicisitudes.

Por ello, instamos un procedimiento de incapacitación del muchacho. Como suele ocurrir en estos casos, el aspecto procesal, si bien delicado y que necesita ser llevado con especial cuidado, fue de lo más sencillo.

Junto con una demanda bien argumentada y con los hechos explicitados de forma clara y sencilla, se aportaron suficientes informes periciales, que fueron ratificados ante Su Señoría por un perito especialista en este tipo de discapacidades. Se tomó declaración a la familia y el juez pudo hablar personalmente con el hermano al que se pretendía incapacitar.

Los problemas empezaron al decidir a quién se iba a nombrar como tutor. Porque una persona incapaz, a todos los efectos, vive su vida como si aún fuera menor de edad. Debe haber alguien que realice en su nombre los actos jurídicos necesarios para la gestión de sus bienes y sus intereses. En el presente caso, como no es raro que suceda, pocos de los hermanos querían tener semejante responsabilidad. Todos tenían sus propias familias y es comprensible que ello suponía no sólo una carga jurídica, sino además familiar.

Sin embargo, y dado que además el cargo suponía la gestión de los bienes del incapaz, a pesar de no querer ejercer ellos la tutoría, tampoco estaban de acuerdo en que lo hiciesen algunos de los otros familiares. Tras largas y arduas discusiones, después de varias reuniones en mi despacho y fuera de él, al final se llegó al acuerdo de que fuese Gonzalo quien se hiciera cargo de esa responsabilidad, y así quedó reflejado judicialmente en la sentencia que incapacitó legalmente al hermano.

Llegan los problemas:

Sin embargo no tardaron en aparecer problemas derivados de la situación relatada.

Abogados de familia Murcia. Una multitud de situaciones.

Y como siempre, todo surgió de los bienes de una herencia. Los hermanos decidieron, una vez solventado el asunto de la incapacidad, repartir la herencia de sus fallecidos padres, que aún permanecía indivisa. La cosa no revistió especial complejidad, puesto que se repartieron los bienes a partes iguales y nadie planteó especiales incidencias.

Sin embargo, y por supuesto, el hermano incapaz también recibió su parte. Y claro, quien debía gestionar estos bienes no era otro que mi cliente, Gonzalo. Ello no significaba que él se lo quedase, sino que era el responsable de usar esos bienes para el beneficio y el interés de su hermano. De hecho, es común que anualmente el juzgado encargado de la incapacidad le pida las cuentas al tutor para fiscalizar la diligente llevanza de dicha labor.

Mi cliente actuó en la gestión de buena fe, pero una de las hermanas lo acusó de estar beneficiándose indebidamente de la gestión de los bienes del incapacitado. Y por ello, lo llevó a juicio para reclamarle responsabilidades por ello. Como se puede comprender, estábamos aquí ante unas acusaciones muy graves por las que la hermana le reclamaba una responsabilidad que pecuniariamente ascendía a más de 20.000 €. Y ello sin tener en cuenta las implicaciones familiares y morales.

El resultado, gracias a que Gonzalo se puso en manos de un profesional especializado y con experiencia, y a que, por supuesto, su labor como tutor había sido impecable, fue que su nombre y honorabilidad quedaron limpios de cualquier duda que nadie pudiera tener al respecto, y que su hermano incapacitado continúa bien cuidado y querido en familia, y con sus intereses, protegidos.

María Martínez

María Martínez

María Martínez es ilustre abogada con licenciatura en Derecho. Tras su diplomatura decidió especializarse en casos de divorcio, también es una abogada experta en accidentes de tráfico, así como accidentes laborales y especialista en herencias. Hablamos de una jurista multidisciplinar con un alto grado de formación y experiencia en: delitos contra la persona, reclamaciones por indemnizaciones, acuerdos con compañías aseguradoras, accidentes de tráfico, ejecución de la declaración de herederos...
María Martínez

(Con casos de toda la provincia: Molina del Segura, Cartagena, Totana, Torre Pacheco, Mazarrón, etc.)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *