Reclamación de indemnización por mesotelioma maligno y su cuantificación.

Mesotelioma maligno

Mesotelioma maligno-Sandra SernaEn este artículo voy a hablar de la posible reclamación de indemnizaciones como consecuencia del padecimiento de la enfermedad laboral consistente en un mesotelioma maligno. Para ello tengo conmigo a mi compañera, miembro del colectivo de abogados laborales en Murcia, que está especializada en reclamaciones por esta causa y que ha llevado un gran número de ellas.

Pregunta: Hola Matilde, buenos días. Gracias por ponerte a mi disposición para la realización de esta entrevista. En primer lugar, ¿podrías decirnos qué es el mesotelioma maligno?

Respuesta: Hola Sandra, buenos días. Se trata de un tumor poco frecuente que se localiza fundamentalmente en la pleura (mesotelioma pleural). Tiene muy mal pronóstico y existe una clara relación causal entre el mesotelioma y la exposición ocupacional al amianto.

El término amianto designa, de forma genérica, un grupo de silicatos fibrosos con tres variedades principales, todas ellas carcinogénicas y capaces de producir un mesotelioma, como el mesotelioma maligno avanzado, el mesotelioma maligno abdominal, el mesotelioma maligno peritoneal o un cáncer de pulmón.

Pregunta: ¿Cuándo tiene un trabajador derecho a indemnización?

Respuesta: El empresario tiene la obligación de cumplir el deber de indemnizar los daños y perjuicios causados a un empleado suyo por el accidente o la enfermedad profesional que haya sufrido mientras desempeña su trabajo, siempre que exista una participación decisiva del empresario en la producción del accidente o enfermedad que, además, pueda tacharse de dolosa o imprudente.

Mesotelioma maligno

Pregunta: ¿Tiene eso algún límite temporal?

Respuesta: A falta de interrupciones de la prescripción, el límite temporal es de 15 años. Dicho límite temporal empieza a contarse en el momento mismo en que la acción de reclamación pudiera ejercitarse. En el presente caso, puesto que esta enfermedad tiene un periodo de latencia de entre 30 y 50 años, cuando se hayan manifestado sus síntomas.

Pregunta: ¿Hay derecho a percibir una indemnización en todo caso?

Respuesta: No, en este ámbito estamos hablando de una responsabilidad civil de naturaleza contractual (art. 1101 C.C.), por concurrir culpa o negligencia, que habrá de probarse en el caso concreto.

La responsabilidad civil de la empresa debe examinarse, desde la observancia o no de la diligencia exigible. Además, debe existir una causalidad adecuada entre la conducta de la empresa y el daño sufrido por el trabajador. Por lo que éste debe acreditar la realidad del daño sufrido y la relación de causalidad.

No basta con que pueda imputarse a la empresa una infracción, sino que resulta necesario que entre la infracción y el daño exista la mencionada relación de causa y efecto.

Pregunta: La primera norma que, de manera frontal, se dirige a regular en todos sus aspectos las consecuencias derivadas de trabajar expuesto al amianto es la Orden Ministerial de 21 de julio de 1982. ¿Es posible reclamar daños si se trabajó en contacto con dicho material anteriormente?

Respuesta: Aunque no había normas específicas para el amianto antes de esa fecha, sí existían normas de aplicación para las empresas sobre la base de la abundancia de polvo. Además, las consecuencias producidas por el contacto con el amianto eran consideradas ya enfermedades profesionales.

Antes de la fecha señalada ya había otras normas destinadas a evitar que el amianto causara daños en la salud de los trabajadores o a reducir su importancia, cuya violación implicaba la existencia de un deber de indemnización por los efectos del uso y de la exposición al amianto.

Así, por ejemplo, es posible destacar órdenes y decretos de los años 1940, 1941, 1947, 1961 y, no menos importante, la OM de 08/03/1971.

Pregunta: Pero durante la vigencia de muchas de las normas que has citado no había una evidencia científica de los daños ocasionados por el amianto. ¿Qué puedes decirnos al respecto?

Respuesta: Con independencia de la mencionada evidencia científica, es obligatorio cumplir con la reglamentación existente en cada momento.

Por ello, no podría derivarse responsabilidad si la empresa hubiese adoptado todas las medidas contempladas en la normativa vigente hasta entonces.

Pregunta: ¿Cuándo comienzan las exigencias legales concretas respecto del amianto?

Respuesta: Hacia la mitad de la década de los 70.

Mesotelioma maligno. Indemnizaciones

Indemnizaciones por mesotelioma maligno

Pregunta: ¿Cuáles son los daños indemnizables?

Respuesta: En primer lugar, hay que señalar que el importe de la indemnización no puede exceder del valor del daño ocasionado. En segundo lugar, ha de existir una relación de proporcionalidad.

En tercer lugar, y respondiendo a tu pregunta, en el término genérico de daños se incluyen los físicos, los psíquicos y los morales, además de las expectativas laborales del afectado.

Pregunta: ¿Cómo se determina el montante de la indemnización que corresponde en cada caso?

Respuesta: Una posibilidad es aplicar el baremo de accidentes de tráfico, como en los casos de fallecimiento. Pero en el caso de no ser posible, por las características de las enfermedades causadas por el amianto, para determinar la cuantía de la indemnización se recurre a criterios tales como: la edad, la dependencia, los efectos permanentes, o no, de la incapacidad manifestada, la culpabilidad, las cantidades percibidas, el tipo de enfermedad, el tipo de problemas respiratorios y las demás secuelas existentes.

Pregunta: ¿Puedes ponernos algún ejemplo?

Respuesta: Pues bien, voy a ponerte dos ejemplos de las cuantías de indemnización obtenidas en procedimientos de reclamación de indemnizaciones que he llevado personalmente.

Por un lado, el caso de Juan G. M., quien, tras la oportuna acreditación de responsabilidad por parte de la empresa, fue indemnizado con 12.230€.

Dicho trabajador, fumador, nació en 1937 y prestó servicios en la empresa responsable de la indemnización de 1964 a 1987. Fue diagnosticado de derrame pleural en 2009. Padeció asbestosis inicial en 2010, año en que se le declaró en situación de incapacidad permanente total.

Por otro lado, el caso de un trabajador fallecido como consecuencia de un cáncer intestinal, Alberto J. L. Sus herederos fueron indemnizados con 58.652€, pues Alberto J. L. también tenía problemas respiratorios, ocasionados por el contacto con el amianto, y se encontraba en situación de incapacidad total. Alberto J. L. prestó servicios en la misma empresa de 1968 a 1985.

Pregunta: Para terminar, ¿qué consejo final darías a nuestro lector/a?

Respuesta: Desde mi punto de vista, de lo expuesto hasta aquí resulta evidente la necesidad de consultar con un profesional especializado en la materia, que pueda valorar las posibilidades de éxito de una reclamación de indemnización por esta enfermedad. Como he señalado anteriormente, se trata de temas complicados en los que es necesaria la acreditación del incumplimiento de la empresa, de los daños y de la relación de causalidad entre uno y otros.

Sandra Serna

Sandra Serna

Sandra Serna, tras diplomarse en Derecho se decidió por la especialización en Derecho Penal, Derecho Procesal, Derecho de Daños y Derecho Familiar y Sucesiones. Nos referimos a una profesional de sólida formación con grandes dotes legalistas, lo que la lleva a solucionar con gran eficacia jurídica temas de muy diversa naturaleza legal de modo crítico y reflexivo: negligencias, daños, indemnizaciones, reclamaciones,infracciones, compensaciones, etc…Así como nombramientos de albaceas, reparto de herencias, redacción y gestión testamental, trámites notariales, divorcios, procedimientos de custodia...
Sandra Serna

(Dando servicio a municipios de Murcia como: Jumilla, Alcantarilla, San Javier, Torre Pacheco, Totana, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *