Defensa de los derechos del trabajador en España

Derechos del trabajador en España

 

María Martínez-Derechos del trabajador en EspañaEn mi larga experiencia como abogado laboralista defendiendo los derechos del trabajador en España, siempre me gusta resaltar las ideas básicas que el ordenamiento jurídico señala en esta materia. No son pocos los problemas de interpretación que muchos trabajadores se ahorrarían si los tuvieran presentes en su día a día.

Legislación básica en España.

Para saber cuáles son los derechos del trabajador es preciso acudir al Estatuto de los Trabajadores, sección segunda, relativa a los “Derechos y deberes laborales básicos”, que establece un mínimo de contenido y alcance para cada uno de estos derechos y obligaciones.

En concreto y para empezar, los trabajadores tienen derecho a tener trabajo y a elegir su profesión u oficio. Esto siempre trato de analizarlo al revés para dotarle de mayor sentido. El estado natural de las personas no es trabajar, no nacemos como trabajadores. Elegimos libremente trabajar y tenemos derecho a ello. Una vez las personas eligen libremente trabajar, lo pueden hacer en el oficio o la profesión que más les guste si cumplen la normativa que la regula.

Obviamente en estos planteamientos se ha erradicado el concepto de subsistencia. Desde el momento en que una persona nace en una sociedad determinada, con una organización que sólo admite legalmente que cubra sus necesidades básicas a través del comercio, si la única manera de comprar es con el dinero obtenido mediante el trabajo, el derecho a trabajar se convierte más bien en una obligación. No se puede vivir dignamente si no se trabaja.

Cuando la persona se encuentra empleada tiene derecho a asociarse con otros trabajadores, a reunirse con ellos, a informarse y a protestar en la defensa de sus intereses. Es lo que la ley llama derechos de sindicación, huelga, información, consulta, participación y reunión.

Derechos del trabajador en España

Asimismo, los trabajadores también tienen derecho a la ocupación efectiva de su puesto de trabajo, a su formación y promoción, a no ser discriminados en el empleo, a su integridad física, al respeto de su intimidad, a cobrar el salario puntualmente y, en general, a que se cumplan las condiciones acordadas en su contrato de trabajo.

En contraposición a los derechos están las obligaciones del trabajador. En general son: cumplir con las obligaciones de su puesto de trabajo, respetar las medidas de seguridad e higiene, cumplir con las órdenes que en el ejercicio del trabajo se le den, no hacer competencia a la empresa, hacer lo posible para mejorar los resultados de la empresa y cumplir con las condiciones pactadas en el contrato de trabajo.

Estos son los principios básicos que amparan al trabajador y que rigen su relación con el empresario en la legislación laboral española. A partir de aquí se pueden estudiar muchas disposiciones y sentencias, pero lo básico a lo que se ha de acudir se asienta en lo expuesto.

 La práctica habitual.

No son infrecuentes casos como el de Héctor E. L., que acudió a mi despacho para conocer cuáles eran los derechos del trabajador por finiquito. Tras ver reducido su salario de forma totalmente injustificada y sin aviso previo por parte de la empresa en la que trabajaba, mostró su oposición a la medida. Entonces le ofrecieron una indemnización de 20 días por año trabajado, en base a la supuesta situación económica general que empeoraba las perspectivas de crecimiento y equilibrio de la empresa.

En total le dieron 15.340,56€ y le despidieron con una carta en la que no se especificaba ninguna circunstancia económica, ni técnica ni organizativa. Simplemente se le comunicaba el despido en base a “las circunstancias económicas actuales por las que atraviesa la empresa, que usted ya conoce.”

Héctor E. L. trabajaba como dependiente para la misma empresa desde hacía 22 años. La ley laboral en España ha dejado muy abiertas las circunstancias económicas o las previsiones de pérdidas a las que se puede enfrentar una empresa para señalar este motivo como causa de despido.

Es importante acudir a un abogado experto en defender los derechos del trabajador en España

Es importante acudir a un abogado experto en defender los derechos del trabajador en España

Sin embargo, la misma ley habla de 3 trimestres consecutivos de disminución persistente de su nivel de ventas, así como de la existencia de pérdidas o la previsión de las mismas. La realidad es que la empresa de Héctor E. L. había disminuido, durante 3 trimestres consecutivos, un total del 4,5 % de sus ventas y no se encontraba en pérdidas.

Esta situación, que en ningún momento se reflejó de forma expresa en la carta de despido, no constituía por sí sola motivo suficiente de despido por las causas económicas indicadas. De hecho, la tienda donde trabajaba Héctor E. L. funcionaba perfectamente, habían contratado a 2 personas más y la empresa gozaba -a pesar del leve descenso de las ventas- una saneada cuenta de resultados.

Presenté en su nombre una reclamación y en el acto de conciliación se avinieron a indemnizar a Héctor E. L. con la correspondiente indemnización por despido improcedente, que ascendió a 33.725,58€ (18.385,02€ más de lo que le habían ofrecido).

 La importancia de defender los derechos.

Esto no es más que un ejemplo de lo importante que es acudir a un profesional en estos casos. No es lo mismo la defensa de los derechos del trabajador por vacaciones que su indemnización por despido.

Un buen abogado, especializado y con experiencia, le va a dar a usted la tranquilidad con la que se deben afrontar estos problemas. La defensa de sus intereses y su dinero está en juego. Es usted quien decide, no espere que la empresa le proteja a usted.

María Martínez

María Martínez

María Martínez es ilustre abogada con licenciatura en Derecho. Tras su diplomatura decidió especializarse en casos de divorcio, también es una abogada experta en accidentes de tráfico, así como accidentes laborales y especialista en herencias. Hablamos de una jurista multidisciplinar con un alto grado de formación y experiencia en: delitos contra la persona, reclamaciones por indemnizaciones, acuerdos con compañías aseguradoras, accidentes de tráfico, ejecución de la declaración de herederos...
María Martínez

(Llevando tambien casos de clientes de: Águilas, Jumilla, Cartagena, Totana, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.