Prevención de riesgos laborales del amianto: riesgos

Amianto riesgos

 

María Martínez-Amianto riesgosEn mi larga trayectoria profesional como abogado laboral en Murcia, me he encontrado con multitud de trabajadores que no saben qué es amianto. El amianto es un material de origen mineral compuesto por silicatos fibrosos que liberan fibras cuando se rompe o se tritura. A pesar de que existen seis tipos de amianto, el amianto blanco, también conocido como crisotilo, es el que se utiliza el 90 % de las veces. Debido al riesgo que conlleva la utilización de este tipo de material, si usted lo usa o manipula en su trabajo, es conveniente que conozca todo sobre el amianto y sus riegos.

Debido a las consecuencias negativas que puede tener sobre la salud el uso y manipulación de este material, la normativa del amianto podemos encontrarla en diferentes cuerpos legales, sin embargo, es el Real Decreto 396/2006, de 31 de Marzo el que contempla la evaluación y la prevención de los riesgos relacionados con la exposición al amianto.

Teoría sobre la prevención de amianto riesgos:

Los empresarios que tengan a su cargo trabajadores expuestos al amianto tienen que asegurarse que éstos no estén expuestos a una concentración de este material en el aire superior a 0,1 fibras por centímetro cúbico en una media en el tiempo de ocho horas. Para ello, los empresarios deberán evaluar el ambiente de trabajo, para asegurar que el nivel de amianto no supera los máximos legales. En caso de superarlo, deberá modificar el procedimiento empleado, y volver a hacer una evaluación del ambiente para verificar que se está llevando a cabo un uso correcto del material.

Si se da el caso de que a pesar de llevar a cabo las medidas de evaluación y control de los niveles de amianto éste es superior al nivel permitido por la normativa, los empresarios deberán asegurar a sus trabajadores un equipo de protección individual de las vías respiratorias. Además, a pesar de que no se superen los niveles máximos de exposición del amianto, si los trabajadores solicitan este equipo de protección, el empresario estará en la obligación de facilitárselo.

Para que se cumplan todas las medidas de higiene personal y protección de los trabajadores, los empresarios deberán garantizarles un vestuario adecuado, así como unas instalaciones sanitarias apropiadas en las que los trabajadores puedan ponerse el vestuario apropiado para trabajar con el amianto o también llamado asbesto, así como la desinfección de la ropa de trabajo.

Amianto riesgos

Además de estos requisitos mencionados, los empresarios deberán garantizar la formación de los trabajadores en cuanto a la prevención de riesgos se refiere, ya que es muy importante en el uso y manipulación del amianto la prevención; pues, se ha demostrado científicamente que el mal uso de este material puede provocar serios problemas de salud. Por ello, las empresas tienen que responsabilizarse de sus trabajadores ofreciéndoles la formación oportuna. Además, las empresas que utilicen amianto en su actividad profesional deberán registrarse como empresas con riesgo por este material.

Como abogado experto en estos temas, en mi trayectoria profesional como experto en enfermedades profesionales me he encontrado con trabajadores que tras llevar varios años trabajando con amianto han sufrido enfermedades graves e irreversibles. Si el abogado en cuestión es capaz de demostrar el nexo de causalidad que existe entre el trabajo con amianto y la enfermedad sufrida, el trabajador tendrá derecho a ser reconocido como incapacitado de forma temporal o permanente, y además, tendrá derecho a percibir una indemnización en concepto de reparación del daño sufrido.

Ejemplos prácticos:

A continuación voy a contar dos ejemplos que he defendido como abogado experto en esta materia.

En primer lugar explicaré el caso de María L. P., que percibió una indemnización por la muerte de su marido como consecuencia de una enfermedad profesional. También contaré el caso de Marta G. F., y de su hijo, que recibieron unas indemnizaciones por la muerte de su marido en circunstancias similares.

María L. P., requirió mis servicios profesionales cuando se quedó viuda por la muerte de su marido. Éste falleció como consecuencia de una enfermedad profesional derivada de la exposición al amianto durante más de treinta años. Para hacer el cálculo de la indemnización que le correspondía a mi clienta apliqué el baremo de indemnizaciones de accidentes de circulación, que también es aplicable para estos casos. Debido a que el marido de mi clienta tenía 58 años en el momento del fallecimiento, le correspondían 115.035,21 € de indemnización.

Teoría sobre la prevención de amianto riesgos

Además, debido a que el marido de mi clienta percibía una remuneración neta anual de 28.750 €, pude aumentar esta remuneración en un 10 por ciento. Por lo tanto, después de hacer los cálculos pertinentes, la indemnización que percibió mi clienta en concepto de indemnización fue de 126.538,73 €.

La protagonista del siguiente caso es Marta G. F., que necesitó mis servicios profesionales como abogado debido a que su marido falleció como consecuencia de una enfermedad profesional derivada de la exposición al amianto durante los 32 años que estuvo trabajando en una empresa de construcción. Como consecuencia de la exposición a este material sufrió cáncer de pulmón. En el acto del juicio pude demostrar que el amianto y el cáncer que sufrió estaban relacionados. Para el cálculo de la indemnización, y como en el caso anterior, apliqué el baremo de indemnizaciones.

Debido a que el marido de Marta tenía menos de 65 años en el momento del fallecimiento, y que tenía una remuneración neta anual de 57.600 €, la indemnización que le correspondió a mi clienta fue de 115.035,21 € más un aumento del 26 %. Por lo tanto, mi clienta percibió una indemnización que ascendió a 144.944,36  €.  Como tenían un hijo mayor de 25 años, a éste le correspondió una indemnización de 9.586,26 €, que aumentada en un 26 %, ascendió a 12.078,69 €.

Mis clientes percibieron las indemnizaciones que les correspondían por Ley, para que de alguna forma, sintieran reparado el daño sufrido por la pérdida de sus seres queridos como consecuencia de la enfermedad sufrida por la exposición al amianto y sus riesgos. Por lo tanto, es muy importante que en el caso de que usted o algún familiar haya sufrido o sufra una enfermedad profesional derivada de la exposición a este material, contacte con un abogado en esta materia para la defensa de sus intereses.

María Martínez

María Martínez

María Martínez es ilustre abogada con licenciatura en Derecho. Tras su diplomatura decidió especializarse en casos de divorcio, también es una abogada experta en accidentes de tráfico, así como accidentes laborales y especialista en herencias. Hablamos de una jurista multidisciplinar con un alto grado de formación y experiencia en: delitos contra la persona, reclamaciones por indemnizaciones, acuerdos con compañías aseguradoras, accidentes de tráfico, ejecución de la declaración de herederos...
María Martínez

(Dando servicio a municipios de Murcia como: Cieza, Cartagena, Mazarrón, San Javier, etc…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.