Accidente laboral en Murcia. La importancia del calzado de seguridad:

Accidente laboral Murcia

Salvador Pino - Accidente laboral Murcia

Debido a mi especialización, cosa que les ocurre a todos los abogados laborales, no hace demasiado que tuve ocasión de intervenir en un caso de accidente laboral en Murcia. Es este un tema especialmente delicado, puesto que a diferencia de lo que ocurre con otras materias en el orden social, tales como despidos o reclamación de cantidad, de lo que se está hablando es de la salud, e incluso de la vida de las personas. Hay que tener muy claro ante un accidente laboral los derechos que nos asisten por ley. Cuando Ricardo G. L. puso en mis manos la defensa de sus intereses, tuve bien presente explicarle todo esto.

Y es que lo primero que pasa por la cabeza alguien que sufre un siniestro de esas características, casi inmediatamente después de salir de urgencias es tratar de averiguar a cuánto ascenderá la indemnización por accidente laboral.  Lo que ocurre es que antes de llegar a ese punto es preciso dar unos pasos previos.

Es necesario establecer cuáles fueron las circunstancias en que se produjo, los hechos concretos, que nos digan dónde y cómo encuadrarlos. Es imposible hacer un cálculo medianamente fiable en caliente, basándonos únicamente en el relato del accidentado que sin quererlo, suele dejar algunos importantes flecos sin exponer, principalmente porque su desconocimiento del Derecho Laboral le lleva a considerarlos irrelevantes.

En un accidente laboral las indemnizaciones dependerán no sólo de la gravedad de las lesiones, su tiempo de curación y las posibles secuelas que dejen, sino del grado de responsabilidad del empresario en las mismas.

La incapacidad temporal:

Pero vayamos por partes. En primer lugar, está claro que ante un accidente del que deriven unas lesiones durante cuya curación no se pueda seguir realizando la actividad habitual, el trabajador estará de baja por accidente laboral. Ello generará el derecho a cobrar la correspondiente prestación de la mutua que tenga contratada la empresa.

Accidente laboral Murcia

Para hacer el cálculo, invito a quien esté leyendo a que eche un vistazo a su nómina. En ella aparece el importe de lo que al trabajador se le retiene como cuota para tener derecho a la citada prestación. Puede verse allí la base (la cuantía sobre la que se hará el cálculo) de A.T y E.P. (accidente de trabajo y enfermedad profesional), sobre la que se le aplica un porcentaje (la cuota), que es lo que el trabajador paga, a lo que hay que sumarle lo que ingresa la empresa por él (la cotización empresarial).

La cuantía de lo que generalmente se cobra como prestación es del 75% de la citada base reguladora, y se empezará a percibir desde el día siguiente a la baja. Hay que tener presente, además, que algunos convenios mejoran esta prestación, estableciendo que la empresa complete ese porcentaje hasta el 100% del sueldo del trabajador.

El tiempo durante el que se tiene derecho a cobrar la prestación es de 6 meses, transcurridos los cuales, un informe facultativo deberá establecer si el trabajador tiene expectativas razonables de sanar, o el daño físico es permanente. En el primer caso se le puede ampliar la baja otros 6 meses. En el segundo, o transcurrida la citada prórroga, se le declarará la invalidez permanente, y ya estaríamos en una situación distinta.

La responsabilidad del accidente:

Pero además, las circunstancias en que se produjeron los hechos son de gran importancia para saber a qué se tiene derecho. Y no estamos hablando de si fue un hecho fortuito o fruto de una mala praxis. Lo que hay que tener en cuenta es que una empresa tiene la obligación de velar por la seguridad de sus trabajadores, y poner en marcha todos los mecanismos y acciones que estén a su alcance para lograrlo. Ello incluye incluso sanciones a los trabajadores que incumplan el obligatorio procedimiento de seguridad laboral, e impedirles trabajar en esos casos.

El caso de Ricardo de Accidente laboral Murcia

Una empresa, por ejemplo, y por seguir con el caso de Ricardo G. L., no puede argüir que su empleado no se puso las botas de seguridad, y que por lo tanto la culpa es suya. El inmediato responsable de la obra debía haber verificado que las medidas se cumplían, y haber impedido el acceso, e incluso haber amonestado a quien no lo hiciese.

Y ello no sólo porque en ocasiones la propia empresa presione a sus asalariados para que trabajen sin seguridad, para ahorrarse dinero, equipo y tiempo. Esos casos, afortunadamente, van en descenso y suelen ser la excepción. En la mayoría de ocasiones, el problema está en que los encargados de hacerlo no prestan la debida atención, o incluso porque no quieren enfrentarse a quienes, aunque sobre el papel sean sus subordinados jerárquicos, en la práctica son compañeros.

La falta de cuidado del trabajador accidentado no es excusa para la empresa. Salvo en casos especiales y muy puntuales, en los que se demuestre que a pesar de que se intentaron todas las precauciones, aun así el trabajador, de forma que sus jefes no pudieran verlo o impedirlo, cometió la imprudencia.

El caso de Ricardo de Accidente laboral Murcia:

Eso fue, precisamente lo que alegó la empresa en el asunto que estoy recordando sobre el accidente laboral en Murcia. Según ellos, el trabajador tenía a su disposición todas las medidas de seguridad, e incluso se comprobó que las estuviera usando antes de comenzar la jornada, pero Ricardo, siempre según la versión de contrario, decidió cambiarse el calzado para estar más cómodo, hecho que hizo que se produjesen unas lesiones que en caso de haber tenido el pie protegido, no hubiesen existido.

A pesar de que a todas luces, esta versión era bastante inverosímil, ya que es difícil imaginar a alguien que vaya a cambiarse de zapatos dentro de una obra ya comenzada, y que llevase los de repuesto guardados al trabajo, en el procedimiento judicial hubo que apoyar nuestra postura con pruebas bien ordenadas y suficientemente esclarecedoras, que sustentasen nuestro relato de los hechos.

El resultado fue que la empresa tuvo que indemnizar a mi cliente con algo más de 2.700€, además de pagar como sanción, un recargo de equivalencia (un extra a la prestación por incapacidad) de 200€ mensuales.

Salvador Pino

Salvador Pino

Salvador Pino es licenciado en Derecho. Luego de ejercer como Ayudante Titulado en Ciencias Jurídicas y del Derecho, realizó Doctorado en Responsabilidad Civil y Seguros. También encontramos en su haber un Máster en Derecho Sucesorio y de Familia. Con un largo recorrido y experiencia en la práctica de la abogacía, actualmente ejerce como letrado destacado en expedientes relacionados con: controversias civiles y laborales, negociación empresarial, defensa de los derechos laborales, asesoramiento precontencioso, tramitación de ayudas públicas por daños graves, etc…
Salvador Pino

(Con  clientes también que vienen de Molina del Segura, Cieza, Lorca, Alcantarilla, etc…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *